SEGUNDO CICLO DE CONFERENCIAS

29, 30 y 31 de octubre de 2008

«Los Sitios de Zaragoza y su influencia en la resistencia española a la invasión napoleónica»

El primer ciclo se desarrolló en 2007 y se centró en el surgimiento y auge del mito de Zaragoza como icono de la resistencia. Los conferenciantes fueron Ricardo García Cárcel, Gerard Dufour y Charles Napoleón, y fue un gran éxito de público. Las conferencias fueron publicadas posteriormente en un libro que ya ha sido citado en varias ocasiones como obra de referencia.

Dentro del plan general de resaltar la relevancia de Los Sitios de Zaragoza dentro de la Guerra de la Independencia y en la configuración del sentimiento nacional español, en este 2º ciclo se aportarán diversos puntos de vista sobre operaciones de guerra en ciudades, anteriores y posteriores a los asedios en la capital aragonesa, y cómo afectaron a personas de muy diversos lugares de España.

Se pretende así atraer la atención de la sociedad zaragozana sobre sucesos históricos que tuvieron una importancia capital en la conformación de su país y su identidad nacional. La resistencia que España entera, unidos todos los estamentos (el pueblo llano, el ejército, la aristocracia, el clero) ofreció a los planes de Napoleón, el emperador que nadie en Europa había sido capaz de vencer, causó entonces el asombro y la admiración de las conciencias europeas, hecho que las actuales generaciones deben conocer.

CRÓNICA DE LAS CONFERENCIAS
 

29 de octubre.
 

“Zaragoza y Los Sitios de Gerona: Operaciones militares en el frente catalano-aragonés hasta 1810.”
 
D. Germán Segura García. (Barcelona, 1967).

Es miembro de la Subdirección General de Patrimonio Histórico-Artístico del Ministerio de Defensa. Cursó la licenciatura de Geografía e Historia en la UNED y actualmente está preparando su tesis doctoral sobre Cataluña durante la Guerra de Sucesión. Entre otros cursos ha realizado el de Fortificación y Poliorcética del Instituto de Historia y Cultura Militar, además de publicar diversos artículos relacionados con la milicia en revistas especializadas en el tema. Ha impartido varias conferencias entre las que hay que destacar las dedicadas al general Álvarez de Castro y a los sitios de Gerona, fruto de su larga estancia profesional en tierras ampurdanesas.

   

Los Sitios de Zaragoza y Gerona supusieron el momento álgido de la lucha que aragoneses y catalanes llevaron a cabo contra las tropas imperiales durante la Guerra de la Independencia. En el verano de 1808, ambas poblaciones sufrieron un primer intento de ocupación que se pudo evitar felizmente gracias a la determinación desplegada por los defensores y, sobre todo, a la victoria española en Bailén. Sin embargo, la ofensiva napoleónica iniciada en noviembre del mismo año obligó al ejército de Aragón a encerrarse en Zaragoza y a la vanguardia del catalán a hacer lo propio en Gerona. El sitio de Zaragoza quedó resuelto, después de tres meses de lucha encarnizada casa por casa, en febrero de 1809 mientras que el de Gerona, al ser prioritario para los franceses el desbloqueo de Barcelona, no empezó a formalizarse hasta el mes de mayo. Este escalonamiento temporal permitió a los defensores de Gerona y a los mismos atacantes extraer las enseñanzas de la terrible experiencia vivida en Zaragoza y reutilizarlas para sus fines en el nuevo sitio de la ciudad catalana. Con el fracasado intento de recuperación de Zaragoza por Blake y la caída de Gerona a finales de 1809, la resistencia española en el frente catalano-aragonés perdió definitivamente sus principales referentes, aunque la lucha continuara, bajo mínimos, hasta el final de la guerra.


 
30 de octubre.
 

“La defensa de Buenos Aires en 1807 como antecedente de Los Sitios de Zaragoza.”
 D. Horacio Vázquez Rivarola.
(Buenos Aires, 1964).

Es Licenciado en Radio electrónica Naval (España), Oficial Radio electrónico de la Marina Mercante y Capitán de Corbeta de la Reserva Naval Argentina. Es Jefe del Cuerpo de Cadetes de la Escuela Nacional de Náutica "Manuel Belgrano" de Argentina (Academia de Formación de los Oficiales de la Marina Mercante Argentina) y Comandante del Tercio de Gallegos, regimiento histórico, Guardia de Honor de dicha Escuela.

Ha participado en numerosos congresos de historia, simposios y conferencias locales, regionales e internacionales. Lleva editados 14 títulos en Argentina y España, tanto de tópicos profesionales como históricos. Destacan varios trabajos sobre el Tercio de Gallegos, unidad que se distinguió en la defensa del Río de la Plata, actualmente está presentando el libro “Los Tercios Españoles en la defensa de Buenos Aires” (Fundación Soldados, 2008).

 

En la conferencia establecerá el fundado paralelismo entre la defensa en las calles de Buenos Aires (1807) y Zaragoza (1808). Hay que recordar que Mariano Renovales se distinguió en ambos casos. Más aún, expone los hechos como sendos eslabones en la larga cadena de combates que nacen con el ascenso al poder de Napoleón y finaliza con la emancipación de las repúblicas hispanoamericanas.

En este contexto histórico, geográfico y político, los Tercios Españoles que nacieron para defender Buenos Aires, sellaron con su sangre el compromiso con aquella tierra de la que hicieron nacer una nueva y grande nación:
La Argentina.
 

 

 
31 de octubre.
 

“Las tropas de los Voluntarios de León en la defensa del Ebro y en el Segundo Sitio de Zaragoza.”
D. Arsenio García Fuertes (Astorga, 1968).

Doctorando en Filosofía y Letras por la Universidad de León y está desarrollando su Proyecto de Tesis Doctoral sobre “La Guerra de la Independencia en la provincia de León”. Es profesor de Educación Secundaria en el IES Obispo Argüelles (Villablino). Es Presidente de Asociación Histórico Cultural “Voluntarios de León” y miembro de varias asociaciones de estudios de la Guerra de la Independencia. Conferenciante y colaborador habitual de radio, es autor de numerosos artículos y comunicaciones. Ha publicado recientemente “Dos de Mayo de 1808. El Grito de una Nación“ (Inédita, 2007).

 

En el verano de 1808, la nueva Junta Suprema del Reino de León levantó cinco regimientos de Infantería de Línea de Voluntarios de León junto con otros dos batallones sueltos de Infantería Ligera. En total más de 7.000 hombres de nueva leva que, bajo el nombre de “División Leonesa” se integraron en el pequeño Ejército de Castilla que el general de La Cuesta se aprestaba a organizar en Burgo de Osma. Estas tropas fueron equipadas y uniformadas con el auxilio de casi cinco millones de reales que el Gobierno Británico concedió a la Junta de León.

Tras la fallida defensa de Logroño del 24 al 27 de octubre, frente a las fuerzas del mariscal Ney, el general Castaños disolvió todos los cuerpos de nueva creación del Ejército de Castilla. Los soldados fueron agregados a los Regimientos Regulares y de Milicias del Ejército del Centro, mientras que parte de la oficialidad fue licenciada y enviada de regreso a León. Sin embargo, muchos soldados y oficiales desertaron de sus nuevas unidades y otros marcharon con sus mandos (que no deseaban regresar deshonrados) a Zaragoza.


Casi dos centenares de leoneses dispersos del 4º de Voluntarios de León, acompañaron a su coronel, Federico Castañón. En Zaragoza fueron adscritos al Batallón 4º Ligero del Carmen. Castañón, nombrado comandante general de la línea entre el puente de La Muela y Torrero, se distinguió en los combates del 5 y del 31 de diciembre. Tras la capitulación, reunió a sus leoneses ocultándolos entre las ruinas, y el 8 de marzo “se fugó con dos sobrinos y cinco oficiales más de su regimiento que condujo hasta León, haciendo toda la marcha a pie y con mucha exposición“.
 

 Clausura del Segundo Ciclo de Conferencias.


 

 De Izquierda a derecha:
Santiago Gonzalo, presidente de la A.C. Los Sitios. Coronel Pereyra (Delegado de Defensa). Horacio Váquez Rivarola. Arsenio García Fuertes y José Antonio Armillas 
(Comisario para el Bicentenario de Los Sitios).