RADIO BICENTENARIO
 

 

Onda Cero Zaragoza, 4ª época, programa nº 22

Emitido el viernes 13 de junio de 2008

Interviene: Paco Escribano y José Antonio Alaya 
 

Para facilitar la descarga del archivo de sonido, lo hemos dividido en dos partes.     I Parte      II Parte

 

 

ZARAGOZA 2008: BICENTENARIO DE LOS SITIOS
 

POR FIN, EL BICENTENARIO (DUAL, también en este caso).

1.             El próximo domingo 15 de junio se cumplen 200 años del comienzo del Primer Sitio de Zaragoza. Se va a conmemorar con un acto en la Plaza de Los Sitios, con concierto de la Banda Provincial, acto de homenaje a los caídos y entrega de medalla de Defensor concedida a organismos, entidades y corporaciones que enviaron apoyos cuando las tropas napoleónicas quisieron acabar con la resistencia aragonesa en la Guerra de Independencia.

2.             Este es el programa número 200 de la colaboración semanal entre Onda Cero Zaragoza y la Asociación Cultural “Los Sitios de Zaragoza”. El primero se emitió el 16 de noviembre de 2001 y corrió a cargo de Santiago Gonzalo, que explicó el Monumento a Los Sitios.

 

MANTO A LA VIRGEN DEL PILAR.

Nuestra Asociación ha propuesto donar un manto a la Virgen del Pilar, en recuerdo de los defensores de 1808-1809, que consideraban a su Virgen como su capitana y baluarte moral.

EL MANTO YA ESTÁ TERMINADO.
SE ENTREGARÁ EL PRÓXIMO 22 DE JUNIO A LAS 11.45.

La financiación se lleva a cabo mediante cuestación popular. La recaudación ya ha superado los 5.000 euros, por lo que se aproxima al coste total. En un apartado específico de nuestra web se informa del estado de la colecta, así como de los nombres de los donantes, salvo instrucciones expresas de éstos.


C.C. 2085 0103 96 03315 37669, IBERCAJA, CENTRAL PARAÍSO.
 

Puede ver el total de donaciones aportadas hasta el momento y las fotos del manto ya terminado en : MANTO A LA VIRGEN DEL PILAR
 

  AGENDA.
 

Del 29 de mayo al 14 de octubre. Centro de Historia de Zaragoza (Pza. San Agustín s/n)

Exposición:

“La ciudad de Los Sitios”

Fundación Zaragoza 2008.

LIBRE

14 de junio, 19 horas.

Sobradiel (Zaragoza).

Recreación del alistamiento de “Los Pardos”.

Grupo de recreación “Los Pardos de Aragón”

LIBRE

15 de junio, 11 horas.

Plaza de Los Sitios.

Día de los Sitios

Fundación Zaragoza 2008 / A.C. “Los Sitios de Zaragoza”

LIBRE

 

Puede encontrar la agenda actualizada de los actos de todo el año, no sólo con los ya confirmados, sino también con otros en diversas fases de organización y que incluso podrían no llegar a realizarse en:


 

CRÓNICA DE ZARAGOZA, LUNES 13 DE JUNIO DEL AÑO DEL SEÑOR DE 1808
 

Titulares:

-                NAPOLEÓN DESIGNA A SU HERMANO JOSÉ COMO REY DE ESPAÑA.

-                FRACASAN LOS INTENTOS FRANCESES DE APROXIMARSE A ZARAGOZA.

-                HISTÓRICAS CORTES DE ARAGÓN.

-                MEDIDAS PARA EVITAR TROPELÍAS CON LOS FRANCESES EN ZARAGOZA.

-                CONTINÚA LA LLEGADA DE TROPAS PARA DEFENDER LA CIUDAD.

 

NAPOLEÓN DESIGNA A SU HERMANO JOSÉ COMO REY DE ESPAÑA.
          
La Gazeta de Madrid del pasado martes día 7 nos trajo la noticia de que el Emperador de los franceses había tenido a bien designar para Rey de España a su hermano José Napoleón. Parece que el hasta ahora Rey de Nápoles se ha puesto de inmediato en camino para llegar a los que cree sus nuevos dominios. De hecho, según rumores sin confirmar, el hermano mayor de Napoleón podría haber llegado ya a Bayona.

        En esa ciudad francesa le espera un grupo de personajes españoles que están actuando con servilismo hacia el Emperador y gran despego hacia su Patria. De hecho, han enviado a nuestra ciudad una carta a la que nuestro Capitán General ha ordenado se dé publicidad.

         Va dirigida A LOS HABITANTES DE LA CIUDAD DE ZARAGOZA Y A TODOS LOS VECINOS DEL REINO DE ARAGÓN. En ella exponen que han sabido con el mayor dolor y sentimiento de los acontecimientos que se están viviendo en nuestra tierra, incomprensibles para ellos, pues dicen que en estos momentos “bajo la protección del sabio y grande Emperador se van a cimentar las bases sólidas de la felicidad de la España”.

          Amenazan con que “el Emperador de los franceses ha mandado reunir diferentes Cuerpos en los puntos más oportunos para poder dirigirse a Zaragoza, reprimir a los amotinados y obrar contra ellos, caso de obstinarse en su insubordinación”. Y terminan diciendo verse “obligados a exhortar [a los aragoneses para] que desistan de su locura y se restituyan a su deber, reconociendo que sólo el Emperador de los Franceses puede cooperar a su tranquilidad, buen orden y a la regeneración de la España”.

FRACASAN LOS INTENTOS FRANCESES DE APROXIMARSE A ZARAGOZA.
            
Nos llegan desde Cataluña noticias muy halagüeñas. Por un lado, los naturales de las comarcas de Manresa, Igualada y Cervera han batido a una columna francesa de más de tres mil hombres, causándoles muchísimos muertos y cogídoles gran número de prisioneros. Además, los ciudadanos de Tortosa y Lérida se han unido a Aragón, y nuestro Capitán General les ha auxiliado con algunas armas y gente. Puede esperarse que aquellas ciudades se sostendrán y no serán ocupadas por nuestros enemigos.

A la ciudad de Tortosa se le ha comunicado el manifiesto de 31 de Mayo para que lo circulen por toda Europa y se le ha ordenado que se pongan en contacto con los ingleses y con el Austria. Además, se va tratar de hacer venir nuestras tropas de Mallorca y Menorca.

En cuanto a la raya con Navarra, la situación se encuentra estabilizada tras el combate que tuvo lugar en Tudela el pasado día 8. Se trató de un choque muy reñido, en el que hubo bastantes desgracias, pero la llegada del Coronel Don Antonio Torres, con sus fusileros del Reino y paisanos, hizo que los franceses tuvieran que retirarse hasta dentro de la ciudad.

Con la incorporación de los de las Cinco Villas, los franceses han quedado sitiados y sólo se espera la llegada de municiones para atacarlos. Ha tomado el mando en la zona el Marqués de Lazán, que se encuentra en Mallén, a 11 leguas de Zaragoza, y tiene bajo sus órdenes a unos 3.000 soldados y varios cañones.

HISTÓRICAS CORTES DE ARAGÓN.
            
El pasado día 9 tuvo lugar en las Casas Consistoriales la primera Sesión de las Cortes desde 1707. Asistieron treinta y cuatro vocales de las ciudades del Reino, obispos, abades, priores y nobles. Se acordó por unanimidad proclamar a Nuestro Soberano Fernando 7º, manifestar al General Palafox su satisfacción y gratitud por todo cuanto había ejecutado y se le reconoció por aclamación como Capitán General y Gobernador político y militar del Reino de Aragón.

Asimismo, se acordó nombrar una Junta suprema con todas las facultades, compuesta sólo por seis individuos y Su Excelencia como Presidente. Resultaron electos Don Antonio Cornel, el Obispo de Huesca, el Regente de la Audiencia D. José Villa y Torre, el Conde de Sástago, Don Pedro María Ric y el Marqués de Fuenteolivar. Se ha convocado una nueva reunión para mañana.

Todos los vocales manifestaron su voluntad de nombrar a Palafox Capitán General efectivo de Ejército, mas él dio las gracias y se resistió absolutamente, expresando que era Brigadier de los Reales Ejércitos, nombrado por Su Majestad y que no admitiría, ni deseaba otros grados, satisfacción ni ascensos que ser útil a la Patria. La Junta no insistió, vista la delicadeza de Su Excelencia, y se reservó nombrarlo en la primera sesión a que no asistiese, por considerarlo de justicia.

El Capitán General había recibido a su llegada honores como a la persona Real  y al terminar la sesión  fue al Pilar acompañado de la tropa y edecanes, subió a besar la mano a Nuestra Señora y después se retiró a su Palacio.

MEDIDAS PARA EVITAR TROPELÍAS CON LOS FRANCESES EN ZARAGOZA.
             
A fin de evitar que el pueblo les ultrajase, todos los franceses de Zaragoza, así radicados como sirvientes, fueron conducidos al Castillo el pasado día 9. Antesdeayer salió un Bando de Su Excelencia en que mandaba que saliesen a sus casas, prestando ante la Justicia el juramento de fidelidad a nuestro Católico Monarca, dado que estos franceses estaban en la cárcel sin orden suya, siendo unos vasallos útiles y habiendo contribuido al socorro del Reino, por lo que era injusto se les tuviese por enemigos.

Apenas su supo esto, hubo gran alteración entre los paisanos, acudiendo a Su Excelencia para que se sirviese moderar dicho Bando, el que luego revocó. Y para sosegarlos, salió su hermano Don Francisco a caballo con dos Edecanes al mercado, que estaba todo lleno de gentes, los que se apaciguaron inmediatamente. Esta mañana, los franceses están siendo trasladados al Cuartel de Convalecientes

Por otro lado, se han dado por presos a algunas personas sospechosas de connivencia con el enemigo, entre ellos a Don José Viga, italiano director de máquinas hidráulicas del Canal Imperial.

Según una noticia que nos llega en estos momentos, un grupo de paisanos ha arrestado al Coronel de Dragones del Rey Don Juan María Barrios por sospechoso  de tratos con el Lugarteniente General Murat. Le han llevado a la Casa de Su Excelencia, quien ha ordenado conducirlo al Castillo.

CONTINÚA LA LLEGADA DE TROPAS PARA DEFENDER LA CIUDAD.
            
Destaca la incorporación del Regimiento de Dragones del Rey, que llegó el día 7 tras escaparse de Madrid, como también han hecho los doscientos Ingenieros Zapadores de Alcalá y algunos Guardias de Corps que llegaron ayer, la mayor parte sin caballos ni armas.

Mientras tanto, siguen presentándose muchos mozos de los lugares inmediatos, quienes están siendo destinados a las compañías. Entre ellos, trescientos hombres con Bandera de la Villa de Tauste y unos 9.000 de la Tierra Baja, recogidos por el Comandante Don Jerónimo de Torres, que recibieron fusiles en el Campo del Sepulcro y con ellos entraron en fila de tres por la puerta del Carmen, Coso y Plaza de la Magdalena, a casa de General. Atendiendo Su Excelencia al abandono en que quedaban las casas, dispuso por ahora licenciar a los casados, obligándolos a venir en caso necesario.

En estos momentos, una unidad recién llegada está formando ante la Basílica del Pilar. Conectamos con nuestra reportera, María del Ángel Pérez.

-                 Hola, José Antonio, se trata de 250 Voluntarios del Primer Batallón de Aragón, que llegan escapados de Madrid. Tras presentarse a 
         Su Excelencia han venido a visitar a visitar a Nuestra Señora del Pilar, recibiendo muchos vivas de todo el Pueblo.

-                 ¿Podríamos hablar con alguno de ellos?

-                 Pues sí, aquí se encuentran conmigo dos de los cuatro jóvenes tambores de la unidad. ¿Cómo ha sido el viaje?

-                 Viaje duro, deseo de luchar con franceses, aunque sea a pedradas, no queremos que nos manden a luchar por Napoleón a Alemania
         como si fuéramos franceses......

-                  Ahí, ahí, zagales, que a estos gabachos hay que darles con mucha rasmia... ¡Se van a enterar de lo que puede el pueblo aragonés!

-                  Ya veis el ambiente un poco alterado que tenemos.... Espera, veo a un militar con un uniforme extraño. Buenos días, señor, ¿de qué
          arma es usted?.

-                  Soy Oficial de la Caballería española del Río de la Plata y tras combatir contra los ingleses en Buenos Aires, he venido para defender
          mi Patria contra los franceses.

-                 ¡Desde Buenos Aires!, ¿y cómo ha llegado hasta Zaragoza?

-                  Es que soy vizcaíno y estaba de visita en la casa de mis mayores. Como no podía soportar el dominio francés, he venido hasta aquí
          para ponerme a las órdenes del General Palafox.

-                  Pues bienvenido a nuestra ciudad, ¿puede decirnos su nombre?

-                  Por supuesto, me llamo Mariano de Renovales y Rebollar, para servir a Dios y a usted.

-                  Muchas gracias. Despedimos esta conexión....


Noticias locales extraídas de Años políticos e históricos de las cosas sucedidas en Zaragoza (1808), de Faustino Casamayor y del Diario de Los Sitios de Faustino Casamayor (Comuniter, 2000).

La Gazeta de Zaragoza del 11 de junio de 1808 incluye gran cantidad de información sobre movimientos de tropas y levantamientos en toda España, pero con escasa fiabilidad.

También de la Historia de los dos sitios que pusieron a Zaragoza en los años de 1808 y 1809 las tropas de Napoleón, de Agustín Alcaide Ibieca.

Noticias nacionales e internacionales provenientes de la Gazeta de Madrid de los días 7, 10 y 12 de junio de 1808.



La legua es una medida de longitud que expresa la distancia que una persona o un caballo pueden andar en una hora. Según el tipo de terreno predominante en cada país o según la conveniencia estatal la palabra legua abarca distancias que van de los 4 a los 7 km, siendo las más frecuentes las leguas que se encuentran en la media de tales extremos.

La legua castellana se fijó originalmente en 5.000 varas castellanas, es decir, 4,19 km y variaba de modo notable según los distintos reinos españoles y aún según distintas provincias. En 1769 una norma establecía marcar los caminos con los “leguarios” que señalaban las distancias; el punto cero se estableció en Madrid y se encuentra todavía en la Puerta del Sol. Carlos IV, por Real Orden de 26 de enero de 1801, estableció que “para que la legua corresponda próximamente a lo que en toda España se ha llamado y llama legua, que es el camino que regularmente se anda en una hora, será dicha legua de veinte mil pies”.  Por tanto, en 1808 una legua correspondía a 5572,7 metros.

CARTA A LOS HABITANTES DE LA CIUDAD DE ZARAGOZA Y A TODOS LOS VECINOS DEL REINO DE ARAGÓN.
Los Grandes de España, los Ministros de todos los tribunales, y todas las personas que se hallan en Bayona destinados la mayor parte a acompañar la Junta o Congreso que deberá tener lugar el día 15 del corriente reunidos en el Palacio llamado del Gobierno de dicha Ciudad, en virtud de las órdenes de Su Majestad Imperial y Real al Emperador de los Franceses y Rey de Italia

Exponen: como han sabido con el mayor dolor y sentimiento que algunos habitantes de la Ciudad de Zaragoza mal aconsejados, y desconociendo su propio bien, e interés han sacudido el yugo de la obediencia hacia las autoridades conocidas, arrestando al Capitán General, tratando de formar cuerpos de tropas, y últimamente constituyéndose en un estado de insurrección sin haberlo aclarado, ni explicado en el Edicto que han publicado a favor de su Patria, e incurrido en este desorden en el mismo tiempo, que bajo la protección del sabio y grande Emperador se van a cimentar las bases sólidas de la felicidad de la España.

Noticiosos también de que el lugar Teniente General del Reino ha resuelto nombrar Capitán General de Aragón y ha hecho marchar tropas y que igualmente el Emperador de los franceses ha mandado reunir diferentes Cuerpos en los puntos más oportunos para poder dirigirse a Zaragoza, reprimir a los amotinados, y obrar contra ellos, caso de obstinarse en su insubordinación. Animados por lo tanto del más verdadero patriotismo que ante todas cosas les hace desear la paz, la independencia, el bien y prosperidad de toda la Nación, y hallándose convencidos de los sentimientos de humanidad y beneficencia de Su Majestad el Emperador, se creen obligados a manifestar a los habitantes de Aragón, que se obstinan en seguir los imprudentes pasos que han dado, acarrearon sobre su País, y sobre toda la España, los mayores males y desastres, sin esperanza de poder conseguir la más mínima ventaja. En este supuesto se ven obligados a exhortarlos que desistan de su locura, y se restituyan a su deber reconociendo que sólo el Emperador de los Franceses puede cooperar a su tranquilidad, buen orden y a la regeneración de la España.

Es igualmente importantísimo que se conformen con la orden que les ha sido comunicada para enviar a Bayona Diputados instruidos de sus males y necesidades, y que sepan poner remedio a ellos, aprovechándose de la ocasión que les ofrecen las benignas intenciones, y sabias miras del grande Napoleón. Bayona 4 de Junio de 1808.

El Conde de Orgaz. Manuel de Landizábal. Vicente Alcalá Galiano. Sebastián de Torres. Antonio Romanillos. Luis Marcelino Pereira. El Duque del Infantado. El Marqués de Santa Cruz. El Conde de Fernannuñez. Duque de Montellano. El Duque de Osuna. Don José Colon de Larreategui. El Conde de Santa Coloma. Raimundo Eterhand, y Salinas. Cenon Alonso. Francisco Amorós. Pedro de Torres. Ignacio Martínez de Villela. Ignacio Sánchez de Teyada. Pedro de Porras. Andrés de Herrasti. Domingo Cerbiño. El Duque de Parque. Pedro de Ceballos. El Principe de Maserceno. Miguel José de Azanza.

 

BANDO del General Palafox (7 de junio de 1808).
Mi amor al Rey, y el deseo de salvar mi amada Patria de las cadenas que le preparaban la perfidia y el engaño, me hicieron corresponder a la honrosa confianza que os merecí, nombrándome vuestro Jefe. Vuestro valor y vuestro patriotismo me aseguran la victoria, no menos que los votos de las demás Provincias vecinas, que se han unido con nosotros, y que han jurado como toda la Nación preferir la muerte a una vergonzosa esclavitud. No hay un solo Español, cuyo corazón no esté despedazado al pensar que la dignidad de su Patria, de su Santa Religión, sus costumbres y sus propiedades serían la presa de un Ejército de mercenarios, que han aprendido sólo el robo y la perfidia, pero que no están animados de aquel valor y grandeza de ánimo que acompaña el alma de las acciones nobles.

No lo ignoráis Aragoneses, es preciso defender con una admirable energía la Patria, o toda la juventud, después de experimentar desprecio y violencia de un enemigo, tendría que ir encadenada al Norte a pelear en defensa del opresor de la Europa.

Todo lo he previsto para inutilizar los proyectos del Ejército francés, que no son otros que el intentar apoderarse con el corto número de tropas, que no puede aumentar. He enviado fusiles y municiones a las Provincias vecinas, que pueden ser atacadas, y que las han reclamado, uniéndose a Aragón, y es preciso ya correr presurosos a las armas, y salvar la Patria, por tanto, y para facilitarlo mejor, Mando:

1º. Que todos los habitantes de Zaragoza (sin excepción de clase) que tuvieren escopetas, trabucos, espadas, o cualesquiera otras armas que puedan ser útiles para el Ejército, las lleven en los 2 días primeros siguientes a la Casa de Ayuntamiento con una nota del nombre de sus dueños. El Comisario de Guerra Don Pedro Aranda cuidará de recibirlas y formará diariamente estado de ellas, dando un recibo a los propietarios, para que puedan recogerlas luego que cese la guerra. Igual presentación se hará en todo Aragón dentro de 15 días, y las Justicias cuidaran de su ejecución, remitiendo la nota de todas ellas al Intendente de Ejército.

2º. Que todos los que tengan Caballos útiles para el Ejército los presenten dentro de 8 días a las Justicias de sus Pueblos, quienes los harán venir inmediatamente a esta Capital para que puedan arreglarse los Regimientos de Caballería. En Zaragoza se presentaran dentro del 2º día en el Cuartel de Caballería del campo del Toro, exceptuándose sólo los de las postas, y los empleados en el servicio publico: Se pagará el justo valor que tengan, a excepción de aquellos que sus dueños quisieren dejar voluntariamente por el tiempo de la guerra.

3º. Se formará matrícula en todo el Reino de los carros y acémilas, por si se necesitare emplearlos en el Ejército, cuidando las Justicias de remitir su nota al Intendente dentro de 15 días.

4º. Igual nota se remitirá a la Intendencia de los granos que hubiere en cada Pueblo del Reino en el mismo termino.

5º. Todos los Fabricantes, y Mercaderes de esta Capital presentarán en la Secretaría de la Intendencia dentro del 2º día, una nota firmada de todos los lienzos, paños azules, blancos y pardos que tuvieren, para vestir al Ejército, expresando sus calidades, y precios, y los de las demás Ciudades y Pueblos del Reino la remitirán dentro de 15 días; en inteligencia que se satisfará su importe con puntualidad.

6º. Todos los Comerciantes, y demás personas de esta Ciudad, que tuvieren fondos, o bienes pertenecientes a Franceses, que según mi bando de 30 de Mayo deben embargarse, darán razón de ello en dicha Secretaría dentro de 2º día, para que inmediatamente se trasladen los fondos y efectos a la Casa de la Ciudad, entregándolos a los Depositarios nombrados Don Nicolás Barta, y Don Isidro Ezquerra. En los demás Pueblos se hará igual manifestación a las Justicias dentro de 15 días. El que los ocultare por medio de una traslación de crédito, o los hubiese extraído del Reino, sea en letras de cambio, o de otra manera será castigado con el mayor rigor.

7º. Todos los depósitos de fondos públicos, o particulares cualquiera que sea el motivo del depósito, manifestaránlos al Intendente en los 15 primeros días. Los Reverendos, Arzobispos, Obispos, Dignidades, Curas Párrocos, Alcaldes, Priores, y demás Jefes Eclesiásticos o Religiosos, y los Ilustrísimos Ayuntamientos, Corregidores, Alcaldes Mayores y demás individuos de Justicia, especialmente aquellos ante quien se hubiesen hecho los depósitos, cuidaran de que se verifique puntualmente su manifestación; en inteligencia de que se mirará como una cosa sagrada todo lo destinado a objetos de común utilidad, y que en caso de usar de ellos se reintegrarán con la mayor puntualidad. Si como no es de esperar se dejare de manifestar alguno se considerará al encubridor como hombre indiferente a la prosperidad de la Patria.

8º. Que se suspenda por ahora la venta de todos los bienes Eclesiásticos.

9º. Que cualquiera persona que alertase la tranquilidad publica, injuriando a otro, o cometiese el menor robo, sea arrestada por la Justicia, y tropas, dándome cuenta para su castigo, y que si hubiese fundado motivo de sospechas de traición en algún individuo, se me haga saber para castigarlo con el mayor rigor para que no pueda turbarse la feliz unión y patriotismo que arrima a todos los leales y esforzados Aragoneses.

Cuartel General de Zaragoza 7 de Junio de 1808. El Gobernador y Capitán General del Reino de Aragón. Palafox.

 

DISCURSO del General Palafox ante las Cortes de Aragón (9 de junio de 1808).
Excelentísimo Señor

Consta ya a Vuestra Excelencia que por voto unánime de los habitantes de esta Capital fui nombrado y reconocido de todas las autoridades establecidas como Gobernador y Capitán General del Reino: Que cualquiera excusa hubiera producido infinitos males a nuestra amada Patria, y sido demasiado funesta para mi.

Mi corazón, agitado ya largo tiempo, combatido de penas y aflicciones, lloraba la pérdida de la Patria sin columbrar aquel fuego sagrado que la vivifica, lloraba la perdida de nuestro adorado Rey Fernando 7º, esclavizado por la tiranía, y conducido a Francia con engaños y perfidias; lloraba los ultrajes de nuestra Santa Religión atacada por el ateísmo, sus templos violentados sacrílegamente por los traidores el día 2 de Mayo, y manchados con sangre de los inocentes Españoles; lloraba la existencia precaria que amenazaba a toda la Nación, si admitía el yugo de un extranjero orgulloso, cuya insaciable codicia excede a su perversidad, y por fin la perdida de nuestras posesiones en América, y el desconsuelo de muchas familias, unas porque verían convertida la deuda nacional en un crédito malo, otras que se verían despojadas de sus empleos y dignidades, y reducidas a la indigencia o mendicidad; otras que gemirían en la soledad la ausencia o exterminio de sus hijos y hermanos conducidos al Norte, para sacrificarse no por su honor, su Religión, su Rey, ni por la Patria; sino por un verdugo nacido para azote de la humanidad; cuyo nombre tan sólo dejará a la posteridad el triste ejemplo de los horrores, engaños, y perfidias que ha cometido, y de la sangre inocente que su ambición ha hecho derramar.

Llegó el 24 de Mayo, día de gloria para toda España, y los habitantes de Aragón, siempre leales, esforzados y virtuosos, rompieron los grillos que les preparaba el artificio y juraron morir o vencer. En tal estado, lleno mi corazón de aquel noble calor que a todos nos alienta, renace y se enajena de pensar que puedo participar con mis Conciudadanos de la gloria de salvar nuestra Patria. Los Ciudadanos de Tortosa, Lérida invitadas por mí, como puntos muy esenciales se han unido a Aragón, he nombrado un Gobernador en Lérida a petición de su Ilustrísimo Ayuntamiento, les he auxiliado con algunas armas, gente, y puedo esperar que aquellas Ciudades se sostendrán, y no serán ocupadas por nuestros enemigos.

La Ciudad de Tortosa quiere participar de nuestros triunfos; ha conferenciado conmigo, y con los Ingleses, les ha comunicado el manifiesto de 31 de Mayo para que lo circulen por toda Europa; y trata de hacer venir nuestras tropas de Mallorca y Menorca siguiendo mis instrucciones; ha enviado un Diputado, y yo he enviado otro con órdenes secretas dirigidas al mismo fin, y al de entablar correspondencia con el Austria.

La Merindad de Tudela y Ciudad de Logroño me han pedido un Jefe y auxilios, quieren defenderse e impedir la entrada en Aragón a nuestros enemigos: he nombrado con toda la plenitud de poderes por mi Teniente y por General del Ejército destinado para ello al Excelentísimo Señor Marques de Lazán y Cañizar, Mariscal de Campo de los Reales Ejércitos que marchó el 6 a las 12 de la noche con algunas tropas, y competentes armas y municiones; no puedo dudar de su actividad, patriotismo, y celo, ni lo dudará Vuestra Excelencia.

Otros muchos Pueblos de Navarra han enviado sus Representantes y la Ciudad y Provincia de Soria sus Diputados he dispuesto comunicaciones con Santander, establecido postas en el camino de Valencia, y pedido armas y artilleros, dirigiendo por aquella vía todos los manifiestos y ordenes publicadas, con encargo de que se circulen a la Andalucía, Mancha, Extremadura, Galicia y Asturias, invitándolos a proceder de acuerdo. He enviado al Coronel Barón de Warsage y al Teniente Coronel Don Andrés Boggiero, Gobernador que ha sido en América, a organizar y mandar la Vanguardia del Ejército destinado hacia las fronteras de la Alcarria y Castilla la Nueva.

Para dirigir el Ramo de Hacienda con la rectitud, energía y acierto que exige tan digna causa, y velar sobre las rentas y fondos públicos, he nombrado por Intendente a Don Lorenzo Calvo de Rozas, cuyos conocimientos en este ramo y probidad incorruptible me son notorias, y me hacen esperar los más felices resultados. La casualidad de haber enviado aquí a principios de Mayo su familia para librarla del peligro, y el temor de permanecer en Madrid en circunstancias tan críticas lo trajo a Zaragoza el 28 del pasado, lo hice detener, y lo he precisado a admitirlo a pesar de que sus negocios y patrimonio reclamaban su vuelta a Madrid. Fiado este importante ramo a un sujeto de sus circunstancia presentaré a su tiempo a la Nación el Estado de rentas, su procedencia e inversión, y en ellas un testimonio publico de la pureza con que se manejaran.

Resta por el sacrificio que es más grato a nuestros corazones que reunamos nuestras voluntades y aspiremos al fin que nos hemos propuesto. Salvemos la Patria aunque sea a costa de nuestras vidas, y velemos por su conservancia. Para ello propongo a Vuestra Excelencia los puntos siguientes.

1º. Que los Diputados de Cortes queden aquí en Junta permanente, o nombrar otro que se reunirá todos los días, para proponerme y deliberar todo lo concerniente al bien de la Patria, y del Rey.

2º. Que Vuestra Excelencia nombre entre sus Ilustrísimos Individuos un Secretario para extender sus Resoluciones en las que debe haber una reserva inviolable extendiendo por hoy el acuerdo uno de los presentes o el Intendente.

3º. Que cada Diputado se corresponda con su Provincia comunicando las disposiciones ya generales ya particulares que tomaré como Jefe militar y político del Reino y de los que acordaremos para mayor bien de España.

4º. Que la Junta medite, y me proponga sucesivamente los medios de hacer compatible con la energía y rapidez que se requiere, la organización del Ejército, el cuidado de la recolección de granos que se aproxima, y no debe desatenderse.

5º. Que me proponga los medios de sostener el Ejército que presentará su Intendente y del Reino Don Lorenzo Calvo.

6º. Que me proponga todas las disposiciones que crea convenientes tomar para conservar la policía, el buen orden, y la fuerza militar en cada departamento del Reino.

7º. Que cuide de mantener relaciones con los demás Reinos y Provincias de España que deben formar con nosotros una misma y sola familia.

8º. Que se cuide de circular en todo el Reino, impresas o manuscritas las órdenes mías o las que expidiere la Junta de Diputados.

9º. Que acuerde si deben o no concurrir los Diputados que vinieren de las Provincias o Merindades de fuera de Aragón, mediante que la reunión de sus luces puede ser muy interesante.

10º. Que decida desde luego la proclamación de nuestro Rey Fernando 7º determinando el día que haya de verificarse.

11º. Que resuelva si deben reunirse en un solo punto las Diputaciones de las demás Provincias de España, conforme a lo anunciado en el manifiesto de 31 de Mayo ultimo.

12º. Que declare desde luego la urgencia del día, y que la 1ª atención debe ser la defensa de la Patria. Zaragoza 9 de Junio de 1808. José de Palafox y Melci.