RADIO BICENTENARIO
 

 

Onda Cero Zaragoza, 4ª época, programa nº 28

Emitido el viernes 25 de julio de 2008

Interviene: Paco Escribano, José Antonio Alaya, Belén Vicente y Olga Capmartín como la “brava zaragozana”.
 

Para facilitar la descarga del archivo de sonido, lo hemos dividido en dos partes.     I Parte      II Parte

 

 

ZARAGOZA 2008: BICENTENARIO DE LOS SITIOS
 

La Filarmónica de Gran Canaria regala a Zaragoza un “Himno de Aragón”.
Pedro Halffter es uno de los directores de orquesta más reconocidos del panorama nacional. Vino a nuestra ciudad dirigiendo a la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria en un concierto en la Sala Mozart del Auditorio el 23 de julio, en el que interpretó el Himno de Aragón escrito por Bernardino del Valle, natural de Villamayor, y que fue cantado por el Orfeón Zaragozano en 1908, dentro de las conmemoraciones del Primer Centenario de los Sitios. Luego, del Valle lo versionó adaptándolo a las diversas formaciones vocales. La partitura original sólo estaba escrita para piano y ahora se ha hecho una reorquestación para una gran orquesta y coros.

Se trata de una iniciativa del Cabildo de Gran Canaria para rendir homenaje a la figura de este compositor, pues Bernardino Valle vivió la segunda mitad de su vida en Canarias, donde dejó un amplio legado musical, y allí han recuperado este himno que hoy nadie conoce y que muchos creían irremediablemente perdido.

La obra resalta los valores heroicos del pueblo zaragozano cuando éste hizo frente a la invasión de las tropas francesas, especialmente Los Sitios de Zaragoza, por lo que es fácilmente reconocible por los aragoneses. La letra la escribió Manuel Lasa y Nuño y afirma que “a los hogares de Zaragoza los defienden las garras de un león”

A todos los asistentes se les regaló un CD grabado por la misma orquesta hace unas semanas.
 

    AGENDA.  

Del 29 de mayo al 14 de octubre. Centro de Historia de Zaragoza (Pza. San Agustín s/n)

Exposición: “La ciudad de Los Sitios”

Fundación Zaragoza 2008.

LIBRE

Del 5 de junio al 15 de septiembre

Lonja de Zaragoza (Plaza del Pilar)

Exposición: “Encrucijada de culturas”.

Incluye un interesante apartado de Los Sitios.

Ibercaja

LIBRE.

1 de agosto, 21 horas. Museo del foro romano, Plaza de la Seo, Zaragoza.

Recital de bandurria y guitarra: Música española entre 1808 y 1908. Jesús Gil (bandurria) y Andrés Sánchez (guitarra).

Asociación Aragonesa de Intérpretes de Música.

Venta de entrada en cajeros CAI (6€). En taquilla, 7 euros.

Puede encontrar la agenda actualizada de los actos de todo el año, no sólo con los ya confirmados, sino también con otros en diversas fases de organización y que incluso podrían no llegar a realizarse en:


 

CRÓNICA DE ZARAGOZA, LUNES 25 DE JULIO DEL AÑO DEL SEÑOR DE 1808,

DÍA DE NUESTRO GLORIOSO PATRÓN SANTIAGO


Titulares:

-                CONTINÚAN LOS FRACASOS FRANCESES ANTE LAS TAPIAS DE ZARAGOZA.

-                INTENSA LABOR DE LA JUSTICIA.

-                RECHAZADO UN GRAN ASALTO NOCTURNO.

-                TRISTE VIAJE DE JOSÉ NAPOLEÓN HACIA MADRID.

 

CONTINÚAN LOS FRACASOS FRANCESES ANTE LAS TAPIAS DE ZARAGOZA.
Aunque algunos días pueda observarse una cierta disminución de su actividad, los imperiales continúan lanzando ataques contra nuestra ciudad, cosechando un fracaso tras otro. A lo largo de los últimos siete días se han producido ataques generales en la noche del día 20, la mañana del 22 y la noche de ayer. A ello hay que sumarle el continuo cañoneo y las escaramuzas en la margen izquierda del Ebro.

En la noche del miércoles acometieron las Puertas del Portillo, Carmen, Santa Engracia, Quemada y molino de aceite, donde nos tiraron muchos cañonazos desde las 9 de la noche a las 3 de la mañana, pareciendo noche de Juicio por el alboroto del fuego, ruidos de la campana del Reloj mayor y de las cajas que incesantemente tocaron generala, aumentado con las granadas que estuvieron tirando, cayendo la mayor parte en las cercanías del Carmen. Pero estas desgracias fueron nada para el daño que recibieron los franceses, porque fue tan grande y vigorosa nuestra defensa, y el fuego de la artillería tan acertado, que pasaron de 500 los muertos y heridos que tuvieron.

Y el día 23 tuvo lugar un reñido choque en la zona de Cogullada, al encontrarse una partida a la descubierta mandada por el coronel Manuel Viana con unos franceses que estaban emboscados detrás de unos matorrales. Tuvimos bastantes muertos y heridos, y lo más sensible fue la pérdida del dicho Viana, que acabó gloriosamente sus días lleno de heridas de sablazos y golpes de lanza por no quererse rendir. Su cadáver fue enterrado en San Lázaro con todos los honores militares. En la Puerta del Carmen hubo también varias escaramuzas y cañoneo toda la mañana, a causa del grande esfuerzo que hicieron los franceses para ganar el punto del Convento de Trinitarios Descalzos[i] que se defendió soberbiamente.

Ante el fracaso de los asaltos directos, los franceses están tomando medidas para provocar el desabastecimiento de alimentos en la ciudad. Para ello cortaron el agua de la acequia del Rabal, dejando sin agua huertas y molinos, por lo que se ha dispuesto que los molinos de aceite se preparen para moler el trigo. También se han apoderado del molino del Mosnillo, con cuya pérdida no nos quedan más que el de las Almas y Puente de Tablas.

 

INTENSA LABOR DE LA JUSTICIA.
Ha tenido mucho eco en las gentes la detención, el día 20, del Señor Regente Don José Villa y Torre, 2ª Dignidad del Reino y vocal de la Junta Suprema. Tras asistir a la reunión de ésta la noche anterior, fue prendido por orden de Su Excelencia, según parece por las graves desavenencias en cuanto a la organización de la defensa y el mantenimiento el orden en la ciudad.

Por estar enfermo, se le dejó en su casa, con centinela de vista y sin comunicación, ni aun de su Señora, a la que también se le mandó no comunicase con nadie, llevando sus criados a la cárcel. Pero Su Excelencia mandó le visitasen dos médicos y éstos certificaron que bien podía trasladarse sin riesgo de su salud, por lo que fue conducido a la sala de Audiencia de la Inquisición, entregándolo a los Señores Inquisidores.

Antesdeayer se arrestó, de orden de la Junta suprema, a los vocales de la misma Santiago Piñuela, oidor de la Real Audiencia, y al teniente general Antonio Cornel, con ocupación de todos sus papeles. Además, se pasó un oficio a los curas de la Seo, San Felipe y Santa Cruz, también individuos de dicha Junta, para que se abstuvieran de seguir concurriendo. De hecho, parte de los cometidos de la Suprema han sido asumidos por una nueva, de carácter consultivo, que depende directamente del Capitán General.

También se prendió al sacerdote Mosén Francisco García, Racionero de Épila, comandante de las baterías de Santa Mónica, que mandó a los soldados y paisanos que las custodiaban y a los de la Puerta Quemada dejasen sus puntos y fuesen con él a degollar los franceses que estaban en la cárcel, pues decía tener orden para hacerlo. Pero habiendo tenido noticia Don Francisco Oñate, labrador propietario, Comandante del punto de San Miguel, conociendo ser falsa dicha orden, le hizo preso y lo presentó a la Junta, la que dispuso fuese llevado a la cárcel pública. Posteriormente se le ha trasladado a la cárcel del Arzobispo, donde se le forma su causa.

RECHAZADO UN GRAN ASALTO NOCTURNO.
Por ser sin duda víspera del Apóstol Santiago, hicieron los franceses anoche el mayor empeño en ver si podían entrar en Zaragoza, pero a pesar de su obstinado tesón no pudieron verificarlo. Empezaron el fuego a las 12 en punto de la noche con gran osadía por todas las puertas, especialmente por la del Portillo, Carmen, Santa Engracia, Quemada y del Sol.

Fue preciso hacer la mayor resistencia y tocar la generala y a rebato de la campana del reloj mayor, con cuyos avisos acudieron todos los vecinos y lograron hacerlos huir ignominiosamente. Lo que más sintieron fue no poder ocupar el Convento de los Trinitarios, a más de tener muchos muertos y muchísimos heridos, y por nuestra parte muy pocos. En la parte del río también hubo sus escaramuzas y, aunque no se les pudo hacer huir, se les contuvo para que no pasasen adelante.

Los franceses parecen haber quedado, una vez más, escarmentados con este nuevo fracaso y esta mañana sólo tenemos noticias de una leve incursión en Cogullada y torres inmediatas. Como consecuencia se está celebrando como merece la festividad del Apóstol Santiago, Patrón de España. Para conocer cómo se está desarrollando el acto central de la jornada, conectamos con Paco Escribano, que se encuentra en la Basílica del Pilar:

-                 En el Pilar se celebró su fiesta con la solemnidad acostumbrada, excepto sermón, y fue muchísimo el concurso. Iluminada la Capilla y Altar, previsto que siga así todo el día.

-                 Hablamos con una mujer que asiste a la misa: muy devota de la Virgen, vive en el Portillo, participó en los combates del 15 de junio, clavando tijeras en la tripa de los caballos, ha asistido a varios asaltos en su barrio,.... Preocupada no por los franceses, sí porque es muy escaso el pan y los precios de los alimentos, tengo cuatro chiquillos que alimentar....

-                 A causa de que las tahonas no están del todo corrientes, sólo para la tropa se necesitan 25 mil raciones cada día. Ayer se trabajó mucho en la construcción de tahonas y se tomó la providencia de sacar el pan a vender a las plazas, para evitar el alboroto de los hornos. A pesar de eso no dejó de inquietarse la gente por parecerles que faltaría, habiéndose dado orden de no vender sino en ciertos parajes y horas para la mejor comodidad del público. También providenció el Señor Intendente Corregidor sobre comestibles, mediante un bando para que no se alterasen los precios.

 

TRISTE VIAJE DE JOSÉ NAPOLEÓN HACIA MADRID.
Según filtraciones que nos llegan del campo francés, el usurpador José Napoleón, impuesto por su hermano como Rey de España, entró en España por Irún el pasado día 9 y a estas horas podría haber llegado ya a la capital. El viaje fue inicialmente muy lento debido al riesgo que suponía el ejército de castellanos, gallegos y asturianos que se estaba concentrando en las cercanías de Valladolid. Según parece, el mariscal Bessiéres consiguió derrotar a estas fuerzas en Medina de Rioseco y eso ha permitido asegurar ese flanco y acelerar la marcha.

Por otras fuentes no dejan de llegarnos las noticias sobre la frialdad y despego con que el pueblo español recibe a este intruso, hasta el punto de no encontrar guías para su comitiva. A ello hay que sumar el horrible saqueo perpetrado por los imperiales en Cuenca y el maltrato que se está dando a las tropas españolas que caen prisioneras en manos francesas. Quedamos a la espera de las noticias que puedan llegar desde Andalucía, donde la situación del Cuerpo del mariscal Dupont es tan insostenible que sólo puede terminar en su derrota o retirada


FUENTES:

-                Años políticos e históricos de las cosas sucedidas en Zaragoza (1808), de Faustino Casamayor.

-                Diario de Los Sitios de Faustino Casamayor (Comuniter, 2000).

-                Historia de los dos sitios que pusieron a Zaragoza en los años de 1808 y 1809 las tropas de Napoleón, de Agustín Alcaide Ibieca.

-                Gazeta de Madrid de los días 13 a 21 de julio de 1808.

-                Gazeta ministerial de Sevilla de los días 9 y 13 de julio de 1808.

-                Yo, el Rey, de José Antonio Vallejo-Nájera (Planeta 1985) relata el viaje de José Napoleón.



Diario de Los Sitios, de Faustino Casamayor.

Versión actualizada para lectura radiofónica por Paco Escribano.
 

Martes 19 de julio de 1808
Este fue el día que menos nos incomodaron los Franceses, pues en todo él no hicieron fuego, habiéndose internado hacia los términos de la Puebla, Pastriz y Cerdán, cuyos pueblos aunque no los ocuparon se quedaron sin gente. En la Ciudad se prosiguieron las baterías y refuerzos, se mandó dar fuego al Convento de Carmelitas Descalzos de San José y torres inmediatas para libertar evitar que las ocupase el enemigo. Se condujo de la Cartuja alta muchos víveres de aquella comunidad en 16 carros escoltados de nuestra tropa, la que de antemano hizo huir a los franceses que estaban dentro del Monasterio. Igualmente la Justicia de Pina trasladó a esta Ciudad en 2 carros a 16 Dragones del Rey de los muchos que habían huido en la acción del 12 y estaban cometiendo crímenes por los Pueblos de la ribera del Ebro.

También se prendió a un Sacerdote, natural de Maella, llamado Mosén Francisco García, Racionero de Épila, que hallándose de Comandante de las baterías colocadas en el Convento de Santa Mónica, mandó a los Soldados y Paisanos que las custodiaban y a los de la Puerta Quemada dejasen sus puntos, y fuesen con él a degollar los franceses que estaban en la cárcel, pues tenía orden para esto del Capitán General. Pero habiendo tenido noticia Don Francisco Oñate, labrador propietario, Comandante del punto de San Miguel, le reconvino y conociendo ser falsa dicha orden le hizo preso y lo presentó a la Junta, la que dispuso fuese llevado a la cárcel pública.

Al anochecer nos hicieron algún fuego pero sin incomodarnos, aunque nos cortaron el agua de la acequia del Rabal, y por consiguiente se quedaron sin agua huertas y molinos, lo que fue muy perjudicial, y se trató de disponer los molinos de aceite para moler el trigo, sin embargo de que se logró restituir el agua a dicha acequia. Este día llegó un propio de Tortosa con la agradable noticia de haber desembarcado el 2º Batallón de Voluntarios de Aragón con más de 1200 hombres y su tren de artillería, lo que alegró mucho a Su Excelencia y a todo el Pueblo.

 

Miércoles 20 de julio de 1808
Toda la mañana nos estuvieron haciendo fuego, aunque muy leve y desde el otro lado del Ebro nos incomodaron bastante, ocupando nuestros caminos y no dejando salir a los correos del Reino.

Esta mañana se trasladó al Clérigo de Épila a la cárcel del Arzobispo donde se le forma su causa, y

de orden de Su Excelencia y de la Junta suprema se prendió al Señor Regente Don José Villa y Torre, vocal de la misma, dejándolo en su casa por estar enfermo con centinela de vista y sin comunicación, ni aun de su Señora, a la que también se le mandó no comunicase con nadie, llevando sus criados a la cárcel; pero habiendo Su Excelencia mandado lo visitasen dos Médicos, y certificado éstos que bien podía trasladarse sin riesgo de su salud, fue conducido a la sala de Audiencia de la Inquisición, entregándolo a los Señores Inquisidores, cuya prisión hizo mucho eco en las gentes, tanto por ser la 2ª Dignidad del Reino como por haber asistido hasta las 11 de aquella misma noche en la Junta.

Los Franceses se mantuvieron todo el día en la misma situación y sin dejar salir al Señor Don Francisco Palafox, que debía pasar a Gelsa a recibir los Voluntarios de Aragón. Se presentaron este día algunos desertores franceses y además llegó el Mariscal de campo Don Juan Butler, Gobernador militar de Plaza de Cartagena con varios oficiales a servir en este Ejército.

Este día se acabó con el fuego mas vivo, pues no contentos con acometernos por las Puertas del Portillo, Carmen, Santa Engracia, Quemada y molino de aceite donde nos tiraron muchos cañonazos desde las 9 de la noche a las 3 de la mañana, pareciendo noche de Juicio por el alboroto del fuego, ruidos de la campana del Reloj mayor y de las cajas que incesantemente tocaron generala, nos lo aumentaron más con las granadas reales que por todo este largo espacio nos estuvieron tirando, cayendo la mayor parte en las cercanías del Carmen y una de ellas en la celda del Procurador del Colegio de la Mantería Fray José Soto de cuyas resultas murió prontamente; pero estas desgracias fueron nada para el daño que recibieron los franceses, porque fue tan grande y vigorosa nuestra defensa, y el fuego de la artillería tan acertado que pasaron de 500 los muertos y heridos que tuvieron y nosotros tan sólo 2 heridos. Prodigios sin duda de nuestra Patrona del Pilar.
 

Jueves 21 de julio de 1808
Los enemigos, escarmentados del golpe anterior, no hicieron fuego en todo el día siguiente, pero los del otro lado del Ebro estuvieron robando las torres de junto al Gállego, causando mucho daño a los labradores y retirándose luego a Juslibol, donde estaba acuartelada su Caballería. Se pasaron muchos desertores a nuestro campo y vinieron algunos oficiales a incorporarse con nuestro Ejército, escapados de Pamplona.

Hoy salieron dos bandos del Señor Intendente pidiendo telas para la defensa de la ciudad, trigo y harina; en la función del día anterior obró tanto nuestra artillería de la puerta del Carmen que destruyó la casa y torre de Atarés, en cuyas ruinas perecieron muchos franceses que estaban dentro.

Viernes 22 de julio de 1808
Por la mañana acometieron los franceses con mucho ahínco hacia los puntos de todas las puertas, tirando muchos cañonazos de las baterías inmediatas a la ciudad, pero todos inútiles, pues se les hizo retirar dejando bastantes muertos y heridos en el campo. Por la otra parte del Ebro no hubo más novedad que apoderarse del molino del Mosnillo, con cuya pérdida no quedaron más que el de las Almas y Puente de Tablas.

Por la tarde hubo un tiroteo muy grande hacia San Gregorio, donde ahora tienen su campamento, que tuvieron que abandonar por el valor de nuestras tropas. Se pasaron muchos franceses, a los que se les hizo servir con los portugueses y polacos.

Sábado 23 de julio de 1808
Habiendo salido una partida de 100 hombres a la descubierta al mando del Coronel Don Manuel Viana, con otra de Dragones del Rey y un cañón de campaña, antes de llegar al partidero del camino de Cogullada, fueron acometidos de los franceses que estaban emboscados detrás de unos matorrales. Y aunque la acción fue muy reñida, tuvimos bastantes muertos y heridos, y lo más sensible fue la pérdida de dicho Comandante Viana, que gloriosamente acabó sus días lleno de heridas de sablazos y golpes de lanza por no quererse rendir. Tal pérdida la causó el haber avanzado demasiado y el abandono de los Dragones, que en lo más reñido de la acción dieron a huir, impidiendo que la artillería pudiese hacer fuego. Esta desgraciada acción fue muy sentida de toda la guarnición y vecindario y exasperó los ánimos contra los Dragones, quienes en todas las ocasiones han mostrado un temor pánico que les hace muy poco honor y odiosos a los demás soldados y paisanos. El cadáver del digno Comandante Don Manuel Viana fue enterrado en San Lázaro con todos los honores militares.

En la Puerta del Carmen hubo también varias escaramuzas y cañoneo toda la mañana, perdiendo en ellas al Capitán Don Pedro Romeo, oficial anciano y de gran mérito, a causa del grande esfuerzo que hicieron los franceses para ganar el punto del Convento de Trinitarios Descalzos, que se defendió soberbiamente.

Este día se arrestó de orden de la Junta suprema a Don Santiago Piñuela, oidor de la real Audiencia, y al Teniente General Don Antonio Cornel, vocales de la misma, con ocupación de todos sus papeles.

Domingo 24 de julio de 1808
Por ser sin duda víspera del Apóstol Santiago, hicieron los franceses el mayor empeño en ver si podían entrar en Zaragoza, pero a pesar de su obstinado tesón no pudieron verificarlo. Empezaron el fuego a las 12 en punto de la noche con tal osadía por todas las puertas, especialmente por la del Portillo, Carmen, Santa Engracia, Quemada y del Sol, que fue preciso hacer la mayor resistencia y tocar la generala y reloj mayor, con cuyos avisos alarmados todos los vecinos lograron hacerlos huir ignominiosamente y, lo que más sintieron, sin poder ocupar el Convento de los Trinitarios, habiendo dejado muchos muertos y tenido muchísimos heridos, y por nuestra parte muy pocos.

En la parte del río también hubo sus escaramuzas y aunque no se les pudo hacer huir, se les contuvo para que no pasasen adelante. Se trabajó mucho en la construcción de tahonas y se tomó la providencia de sacar el pan a vender a las plazas, para evitar el alboroto de los hornos. A pesar de eso no dejó de inquietarse la gente por parecerles que faltaría, habiéndose dado orden de no vender sino en ciertos parajes y horas para la mejor comodidad del público. También providenció el Señor Intendente Corregidor sobre comestibles, mediante un bando para que no se alterasen los precios.

Este día se pasaron 70 soldados franceses a nuestro campo y fueron destinados al Hospital de Convalecientes, donde estaban los demás prisioneros.

Lunes 25 de julio de 1808
Este día del glorioso Patrón Santiago fue uno de los que menos nos incomodaron y sólo causaron algún daño metiéndose en Cogullada y torres inmediatas, donde se comieron todo lo que encontraron. En el Pilar se celebró su fiesta con la solemnidad acostumbrada, excepto sermón, y fue muchísimo el concurso.

Este día fue muy escaso el pan a causa de que las tahonas no estaban del todo corrientes, señalando los hornos para el amasijo de la tropa, pues sólo para ésta se necesitaban diariamente 25 mil raciones.


[i]Situado junto al actual Grupo Escolar “Joaquín Costa”, en el Paseo de María Agustín, frente al Museo “Pablo Serrano”.