Programa N° 59

Emitido el 9 de Mayo de 2003

Interviene Juan Carlos Cortés 
 

Las Armas Blancas

Los combates en el interior de la ciudad y de las casas, en túneles y conventos, donde las distancias eran mínimas y no había tiempo para recargar fusiles y pistolas, revalorizaron el valor de las armas blancas. A las lanzas y bayonetas francesas se opusieron nobles espadas españolas, así como otras más del gusto del pueblo: navajas y tijeras.
Sobre todo las primeras dejarían un horrendo recuerdo entre las tropas francesas, pues el ruido de la navaja de siete muelles al abrirse acompañó durante años las pesadillas de muchos soldados. También aportó mucho a la fama de la mujer española con navaja en el liguero.