Programa N° 84

Emitido el 23 de Enero de 2004

Interviene Juan Carlos Cortés
 

El Donativo Inglés

En 1807, Napoleón dominaba prácticamente toda Europa, bien con sus tropas,
bien mediante tratados con las casas reinantes (caso de España). La excepción era Inglaterra, que promovía la resistencia al francés allá donde tuviera la mínima probabilidad de arraigar. De ahí que el alzamiento del pueblo español en mayo de 1808 fuera seguido con mucho interés desde la isla.

Y particularmente llamativo les resultó a los altivos británicos la resistencia de Zaragoza en el Primer Sitio. Los tonantes bandos de Palafox llamando a la lucha se extendieron por todo el continente, junto con las noticias de los triunfos de una ciudad sin guarnición ni murallas frente al mejor ejército del momento. En consecuencia, nada más terminar el asedio vino una comisión británica encargada de estudiar los hechos. Uno de sus miembros, sir Charles Richard Vaughan publicó pocos meses después un Diary of Saragossa, que tuvo un cierto éxito editorial en su país. Recaudó 500 libras por su venta y decidió donarlas a los familiares de los caídos zaragozanos. Encargó su gestión a la condesa de Bureta, con quien había entablado una cierta amistad, y ésta puso todo su reconocido celo en que se repartiera con justicia.

Para otro momento dejaremos otros aspectos más “guerreros” de la ayuda británica, plasmada en armamento y uniformes para las tropas aragonesas durante toda la Guerra de la Independencia. Lástima que a la vez tales aliados convirtieran la Península en el escenario de una guerra en la que no importaban las pérdidas humanas y materiales; incluso en algunos casos llegaron a destruir fábricas que se habían salvado de los combates.

En lo que hoy respecta, los detalles de este donativo se pueden encontrar en un artículo de Antonio Serrano Montalvo, colgado en el apartado de Publicaciones de esta web.