Programa nº 16

Emitido el 24 de enero de 2008  

Interviene:  Mariano Martín
 

 

MATÍAS CARRICA

Esta calle o más bien callejón está entre la calle Torrenueva y la calle Contamina detrás de una tienda de ultramarinos muy conocida en la ciudad en las inmediaciones de la Plaza San Felipe, antes se le conocía como calle de la Luna.

Era un conocido y acomodado artesano que unos años antes había sido licenciado del Batallón Ligero “Voluntarios de Aragón”. Debido a su experiencia militar se puso al frente de unos 30 paisanos, defendiendo el Convento de los Religiosos Agustinos Descalzos en las inmediaciones de la Plaza del Portillo en los combates del 15 de junio, unos días después el 28 se le ve defendiendo la Puerta Sancho.

El 4 de agosto mandando un grupo de 13 ciudadanos obligó a unos franceses a retirarse de la Plaza de las Entrevédes (confluencia de Cesar Augusto con Conde Aranda) refugiándose en el Convento de Santa Rosa (actual Colegio de Santa Rosa) donde los encerró hasta que se rindieron.

Reforzó con sus hombres el Convento de Santa Fé (como expliqué con Salamero).

En una de sus patrullas vio que un soldado francés salía de una casa y en el portal le dio muerte; entró en la casa y lo que vio le horrorizó, pues había un hombre y cuatro mujeres vilmente asesinados y en un rincón un niño de unos 7 años que milagrosamente se había salvado y que lloraba desconsoladamente, al que como pudo consoló con un tierno abrazo. Se incautó del fusil del francés así como de algunos objetos del muerto.

En otra de sus patrullas, por la noche, encontró a otro soldado en un sótano, al que hirió en un brazo y consiguió apresar, llevándoselo a un hospital, le ocupó un sable de montar y una mochila.

Nada más se sabe de él ni he podido averiguar más de su vida, así que supongo que debió morir a finales del Primer Sitio, pues no se le menciona durante el Segundo.