Programa nº 22

Emitido el 6 de marzo de 2008  

Interviene:  Mariano Martín
 

 

ÁNGEL SALCEDO

Este militar era natural de Fuentenovilla en las tierras castellanas, debería tener calle y no la tiene.

Como joven noble entró en el Colegio de Segovia, saliendo como subteniente de artillería el 16 de octubre de 1781, ascendiendo a capitán en 1794 y con este empleo participó en la llamada Guerra de la Convención contra Francia, al objeto de evitar la entrada en España de las ideas revolucionarias, donde resultó gravemente herido en la acción del 18 de octubre de ese año. Al finalizar guerra y con el grado de Teniente Coronel solicitó el retiro que le fue concedido en 1798.

En 1.808 estaba afincado en el pueblo de Villafeliche (Zaragoza) dirigiendo las fábricas de pólvora. Fue el instructor del batallón de Voluntarios de Daroca y con ellos defendió heroicamente los molinos de pólvora de Villafeliche, rechazando todos los ataques de los franceses.
A las órdenes del Barón de Warsage (ya se habló de él) acudió a socorrer Zaragoza a finales del Primer Sitio donde Palafox le ascendió a Coronel  por los méritos contraidos.

Participó en todo el Segundo Sitio, teniendo a su cargo la batería del Matadero Eclesiástico o del Rastro de los Clérigos, en el barrio del Rabal de Zaragoza, destacándose en el ataque que el 21 de diciembre de 1808 que protagonizó el general francés Gazán por toda la margen izquierda del Ebro en la zona del actual barrio de El Arrabal, fue tan heroico que fue digno de ser mencionado en la Gaceta de Zaragoza del día siguiente, calificándolo de “valiente Capitán”.

Al finalizar el asedio fue prisionero a Francia y a su regreso la Junta Central le nombró Brigadier con antigüedad de 9 de marzo de 1809.

Desempeño el mando artillero de la Plaza de  Tortosa (Tarragona) desde 1819 hasta 1821. A continuación fue destinado a Santoña (Santander) como Coronel-Comandante de dicha plaza.

Sabemos que murió en 1827 pues su viuda Felipa Garcés solicitó ese año la pensión de viudedad.

Aprovecho la ocasión para saludar a un gran amigo mío del mismo nombre que el héroe Angel Salcedo que también es miembro de la Asoc. Los Sitios y Subteniente de los “Voluntarios de Aragón” que en el 2006 sufrió un accidente durante la campaña de Portugal, que le ha dejado una ligera cojera. Un abrazo “Angelito” hermano mayor.


 

HERMANOS. SÁNCHEZ DEL CACHO

Esta calle entre Madre Barat y calle Marconi en el popular Barrio del Oliver, aunque dedicada a Antonio debería llamarse de los Hermanos Sánchez del Cacho, pues su hermano Joaquín fue también merecedor de este honor, así que hablaré en conjunto de los dos hermanos.

Eran unos acomodados comerciantes que antes de los combates facilitaron 312 sacas de lana para ser rellenados de arena y guarnecer las baterías, de las cuales, al finalizar el Segundo Sitio, sólo recuperaron 120.

Además de contribuir con dinero para alimentar a las Milicias Cívicas de paisanos, los hermanos se alistaron voluntariamente en el Regimiento de caballería “Cazadores de Fernando VII” y juntos defendieron la Puerta del Carmen.

Joaquín ayudó a colocar los cañones en los puntos estratégicos de la ciudad. El 15 de Junio (antes del Primer Sitio), salió en descubierta por el camino de Casablanca para espiar los movimientos de las tropas francesas que se acercaban a la ciudad.

Antonio murió de un balazo que recibió durante los combates de la orilla izquierda del río Ebro (defendida también por Salcedo) cuando los franceses intentaban vadear el río. Su hermano que combatía con él frenó a la infantería francesa que había cruzado el río por el puente de barcas de Ranillas (donde la actual Expo).

Joaquín participó en la salida que su regimiento hizo el 16 de julio de 1808 apoyado por el “Batallón de Infantería de Tauste”, donde le mataron el caballo y a pesar de ello siguió combatiendo. Fue condecorado con los dos escudos el de “Defensor de Zaragoza” y el de “Mérito”.

Aún con este heróico expediente, cuando se encontraba por Teruel, a finales de 1809, se le acusó de colaboracionista, porque durante la ocupación sirvió a las tropas de ocupación como tesorero y administrador.
Joaquín sobrevivió a la guerra y en 1822 era  en Zaragoza Acalde 3º Constitucional y Presidente de la Junta de Beneficencia del Ayuntamiento.

Pocos años después murió en Zaragoza.