RUTA CON PROFESORES DEL CENTRO UNIVERSITARIO DE LA DEFENSA 
 Zaragoza, sábado 24 de mayo de 2014

La amenaza de lluvia no se cumplió y por ello casi veinte profesores del CUD pudieron llevar a cabo el itinerario previsto por las calles del Portillo y san Pablo en una agradable mañana primaveral.

Se arrancó en la Plaza del Portillo, explicando el monumento dedicado a Agustina de Aragón y lo ocurrido allí durante las jornadas heroicas del 15 de Junio (la batalla de las Eras) y del 2 de Julio, situándonos en el asentamiento del cañón que disparó Agustina. Luego visitamos la Capilla de las Heroínas en la iglesia del Portillo, mezcla de sentimiento, admiración y homenaje a todas las mujeres que defendieron la libertad e independencia de su ciudad.

A continuación, los restos de la fachada del antiguo Cuartel de Caballería permitieron explicar cómo eran los exteriores de la ciudad y cómo se desarrollaron los asaltos del 15 de Junio y los combates que allí se libraron. Tras un recuerdo a la planificación urbanística del Padre Pignatelli en el entorno de su Casa de Misericordia, llegamos a la Casa General de la Congregación de Hermanas de Santa Ana. Allí la hermana Carmen Gloria explicó con su habitual vehemencia y elocuencia los actos de la madre María Ráfols y del padre Juan Bonal, así como los tesoros guardados en su museo-casa de recuerdos.

Continuamos nuestro recorrido hacia el monumento ecuestre de Palafox en la plaza de José María Forqué. Comenzó en ese momento el interesante recorrido por las calles dedicadas a personajes de Los Sitios como Mariano Cerezo, José Zamoray, Agustina de Aragón y Basilio Boggiero, recordando también la peculiar figura de Valero Ripol. La iglesia de San Pablo nos permitió rememorar a Santiago Sas, el barón de Warsage y María Agustín, antes de cruzar el antiguo Coso y detenernos ante el antiguo palacio de Bureta y el emplazamiento de la Torre Nueva.

El último callejeo tuvo lugar en el entorno del Tubo, a esas horas lleno de paseantes tomando tapas, para explicar los combates que allí se desarrollaron el Cuatro de Agosto de 1808. El final de la mañana de divulgación se vivió en la plaza de España, ante el monumento de Agustín Querol y con las explicaciones del importante papel del Hospital de Gracia y el convento de san Francisco.

Sin duda resultó una mañana de sábado diferente; llena de sentimientos, cultura y conocimiento de uno de los episodios históricos más importantes que han ocurrido en nuestra ciudad.